El valle de Neretva es la tierra de ensueño, una parte de la naturaleza intacta donde se puede sentir la llamada de la naturaleza pero también conocer al anfitrión acogedor.
Una vuelta por los canales estrechos y los afluentes del río Neretva en barco tradicional es una experiencia única que da un sentido de nirvana. En este barco se nacía, se casaba y se moría. El barco de Neretva representaba la vida, hoy representa el orgullo y una huella indeleble de la tradición que encanta siempre de nuevo a cada querido visitante de nuestro valle.
El anfitrión navega el barco y os va a representar la vida en Neretva, os va a mostrar cómo los habitantes pescan y cultivan los cítricos, símbolos de Neretva (mandarinas, higos, uvas). Os revelará los pequeños secretos de los famosos productos deliciosos de Neretva, brindaréis con el búcaro del vino de Neretva y, por supuesto, cantaréis. En este laberinto perfecto de los canales de Neretva, adornados con lirios de agua, se esconde el hábitat de unas especies únicas de aves, disfrazado con juncia y caña y, al final, el secreto de la ciudad hundida, el lago Kuti. Por último hay que reconocer que no hay palabras para describir lo que se puede sentir en esta aventura que ofrece un espacio para todos los que quieran descubrir las bellezas aún no descubiertas.