Lastovo es un pueblo medieval con una historia larga e interesante, en forma de anfiteatro, rodeado de montañas. En el pueblo Lastovo pueden verse casas familiares preciosas del siglo XV y XVI, ricamente adornadas con chimeneas decoradas llamadas “fumari“ y las amplias terrazas “lastovski sulari“ que son una representación de la arquitectura típica de Lastovo.

La escaleras de piedra, “lastovske skalinade“, que rodean el casco antiguo alrededor de la iglesia, y las chimeneas crean un ambiente mediterráneo especial, aunque Lastovo no está situado cerca del mar sino en el interior de la isla.